Foto: F.J. Vargas
La Asociación para el Progreso y la Modernización de Córdoba FUTURA promovió no hace demasiado tiempo una “Mirada” a Madinat al-Zahra centrada en sus aspectos territoriales, ambientales y de paisaje, por entenderlos determinantes para preservar la identidad actual y futura de esta relevante Zona Arqueológica. El contexto era, y aún resulta perceptible, de presión urbanística sobre su ámbito y entorno por parte de parcelistas y agentes promotores que ponen en riesgo la referida identidad, y que en ocasiones encuentran cierta receptividad por parte de nuestros responsables políticos, pese a que la planificación urbanística general y especial garantiza teóricamente su preservación y puesta en valor como medio cultural, natural y rural.

Actuaciones posteriores, como la de dotar a Madinat al-Zahra de una Sede institucional que integrase objetivos museísticos y de atención a los visitantes, se han planificado y proyectado arquitectónicamente de forma ejemplar –de hecho, han sido objeto de significados reconocimientos internacionales–, de manera que su incidencia en el paisaje resultara, como así ha sido, prácticamente inexistente aún cuando su programa sea amplio y complejo como requería una intervención con tantos valores añadidos.

Desde este compromiso y ante la reciente iniciativa de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en relación con esta Zona Arqueológica de un pretendido “nuevo impulso” –cuyo contenido y alcance no se ha explicitado como plan-programa sino como mero enunciado de algunos objetivos concretos–, con el subsiguiente relevo en la dirección, la Asociación FUTURA entiende necesario y obligado efectuar las siguientes reflexiones y valoraciones en relación con el futuro de Madinat al-Zahra:

  • Deberían implementarse medidas para preservar y reforzar más aún la identidad territorial de esta Zona Arqueológica y avanzar por tanto en impedir actuaciones urbanísticas y/o edificatorias en su entorno, de regularización y/o nueva planta, que por su negativo impacto vendrían a desvirtuar la lectura integral y paisajística de su implantación.
  • Debería continuarse con la ingente tarea desarrollada de investigación y puesta en valor del enorme patrimonio arqueológico que alberga esta Zona Arqueológica, que ha propiciado –a través de su óptima difusión– su reconocimiento incluso a nivel internacional. Lo que requeriría, además de la profundización en las directrices científicas y técnica que la han venido presidiendo, de unas acordes dotaciones de medios personales, materiales y presupuestarios.
  • Deberían desarrollarse el conjunto de las actuaciones previstas y programadas en el Plan Especial de Protección, lo que requeriría de un convenio de colaboración entre las distintas administraciones interesadas que garantice a medio plazo su efectivo e integrado desarrollo y ejecución y con ello una decidida implementación de la puesta en valor cultural y patrimonial de la que sin duda ha venido siendo objeto esta Zona Arqueológica.
  • Sin perjuicio de lo anterior, cabría que las administraciones e instituciones con competencias en materia de turismo articularan coordinadamente un conjunto de iniciativas y actuaciones que activaran Madinat al-Zahra como recurso turístico-patrimonial de primer orden al igual que los que nuestra ciudad ya tiene reconocidos como patrimonio de la humanidad. Ello sin desvirtuar el valor básico y fundamental de esta Zona Arqueológica que no es otro que el de un yacimiento arqueológico declarado bien cultural, en proceso de investigación y por tanto con un valor añadido aún por descubrir, desarrollar y difundir culturalmente, que debe ser prioritario y por tanto anteponerse a la hora de evaluar cualquier otro tipo de intervención.

Lo importante finalmente es que el anunciado “nuevo impulso” por parte de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía comporte que el futuro de Madinat al-Zahra sea el resultado de –en continuidad con la ingente labor desarrollada hasta la fecha– implementar un plan-programa en cuya elaboración participen expertos y colectivos sociales que integre las iniciativas y actuaciones a que hemos hecho referencia y aquellas otras que requiera la decidida y definitiva puesta en valor de un enclave tan importante en nuestro pasado, y que, sin duda, debe jugar un papel significativo en nuestro futuro.